Guía sobre prevención y cuidados de perros maduros

Modificación en la vida en casa cuando el perro es maduro

¿Cómo se modifica la vida en casa y su alimentación?

Acompañar a tu perro en esta etapa es crucial para su mayor confort. Así como lo acompañaste a lo largo de otras etapas, la etapa de vejez implica una especial atención en las nuevas rutinas y necesidades de tu perro.

Manteniendo una rutina

Ahora más que nunca los perros mayores necesitan hábitos y rutinas. Para evitar perturbaciones, asegurate, en lo posible, de no cambiar el ambiente de tu perro: su cucha, los juguetes, el comedero, los horarios de caminatas y de las comidas, etc.

 

Entendiendo las nuevas necesidades de tu perro

¿Tu perro necesita estar más tiempo tranquilo, o salir más frecuentemente a orinar? ¿Se le hace más difícil subir y bajar las escaleras? En cualquier situación, tratá de adaptar tu comportamiento o el ambiente para hacerle más fácil la vida a tu perro mayor. No elimines todo el ejercicio, ya que ayuda a mantener la salud mental y física de tu perro.

 

¿Qué tipo de alimento?

Hay alimentos especiales para los perros maduros y mayores. Éstos son bajos en grasas y mucho más palatables por su aroma y textura, y además contienen elevados niveles de vitaminas, antioxidantes y otros nutrientes esenciales para dar soporte a las funciones vitales de tu perro. Consultá a tu veterinario para que te aconseje.

Te invitamos a conocer las respuesta nutricional específica para esta etapa de vida de tu perro haciendo click aquí

 

¿Cuánta comida?

Perro mini mayor

              

Los perros mayores son menos activos, sus requerimientos energéticos están reducidos aproximadamente 10-20% y por eso necesitarás adaptar el tamaño de las comidas para evitar la ganancia de peso, que puede generar otros problemas de salud. Tu veterinario puede ayudarte a decidir cuál es la cantidad de comida diaria apropiada para tu perro, y también podés verificar las recomendaciones en el paquete del alimento.

 

Cambios en la actitud hacia el alimento

Con la edad, la sensibilidad del gusto y el sentido del olfato del perro pueden disminuir. Estos cambios a veces están acompañados por la atracción de sabores dulces y olores fuertes o nauseabundos. Mantené a tu perro a salvo asegurándote  que no coma nada tóxico, y por el bien de su salud, evitá darle golosinas o dulces, que pueden causar ganancia de peso y aumento del riesgo de  desarrollar problemas articulares y enfermedades como diabetes. Finalmente, asegurate que tome agua regularmente. A medida que envejecen, los perros están menos sedientos y la hidratación inadecuada puede resultar en desórdenes urinarios o constipación.

 

___________________________________________________________________________

Tip importante
  • Una buena alimentación ayuda a mantener saludable la piel y el pelaje de tu perro.
  • Asegurate de que tu perro siempre tenga agua fresca a disposición.
  • facebook
  • twitter
  • youtube