Desarrollo conductual del cachorro - Royal Canin
Royal Canin Argentina Criadores Artículos de interés Desarrollo conductual del cachorro

Artículos de interés

Desarrollo conductual del cachorro

Desarrollo conductual del cachorro

Durante sus primeros meses de vida, la conducta de los cachorros atraviesa grandes cambios. Se divide en tres etapas:

PERÍODO NEONATAL (desde el nacimiento hasta los 14 días)

Antes de la apertura de los párpados, la vida de los cachorros parece estar gobernada por el sueño y ciertas actividades reflejas. Solo reaccionan a los estímulos táctiles y se orientan hacia las fuentes de calor.
Durante este período, la madre y su camada deben permanecer en una zona cálida que les ofrezca seguridad y confort. Si el instinto maternal de la hembra muestra deficiencias o si la camada es poco numerosa, usted podrá completar la estimulación táctil de las crías explorando la normalidad de sus reflejos (micción, defecación y succión), pero otros estímulos como juguetes y sonidos no son recomendables a esta edad porque pueden perturbar sus horas de sueño.

PERÍODO DE TRANSICIÓN (desde los 14 hasta los 21 días)

Constituye una “fase de despertar” que comienza con la apertura de los párpados y finaliza cuando el cachorro empieza a escuchar, es decir, reaccionar a los ruidos.
Durante esta breve etapa, los cachorros comienzan a explorar, jugar, apegarse a su madre y reconocer la identidad de sus congéneres (impregnación). Usted puede aprovechar el tiempo de vigilia de los cachorros para acostumbrarlos a la presencia y olor de las personas, jugando con ellos y manipulándolos suavemente.

PERÍODO DE SOCIALIZACIÓN (desde los 21 hasta los 90 días)

Representa una fase de aprendizaje de la vida social que comienza por un período de atracción (nada los asusta) seguido en general por un período de aversión (temor a lo nuevo). Los cachorros adquieren progresivamente la capacidad de comunicarse y, al interpretar las reprimendas maternas y las señales olfativas o posturales, aprenden el sentido de jerarquía.

Por lo tanto, puede aprovechar esta fase para:

  • Favorecer los contactos con los futuros propietarios (en especial con niños).
  • Habituarlos a distintos estímulos como ruidos y olores.
  • Reforzar el aprendizaje de la jerarquía y obediencia.
  • Multiplicar las actividades lúdicas entre los cachorros y corregir la conducta de aquellos que no controlen bien su mordida.
  • Observar su comportamiento para poder aconsejar a los futuros propietarios.
 
  • facebook
  • twitter
  • youtube