Royal Canin Argentina Nutrientes Los Lípidos Ácidos gamma-linolénico

Los Lípidos

Ácidos gamma-linolénico

También conocido como: AGL

El ácido gamma-linolénico (AGL) es muy interesante para cualquier problema de origen inflamatorio y, en concreto, cuando existen afecciones dermatológicas. Los efectos positivos se perciben claramente en el caso de los animales que presentan un cuadro alérgico.

Algunos detalles

El AGL se utiliza, en cosmética, en los productos cuyo objetivo es regenerar la suavidad y elasticidad de la piel. Está especialmente indicado cuando existe sequedad cutánea o se produce sebo en exceso (seborrea).

Funciones en el organismo

Enriquecer el alimento con AGL favorece la incorporación de este en los tejidos: el hígado, los glóbulos rojos, las paredes de los vasos... Los ácidos grasos insaturados como el AGL permiten que las membranas celulares conserven su fluidez, cualidad esencial para que puedan tener lugar los intercambios vitales entre las células. El suplemento de AGL favorece un aumento de la producción de hormonas, las prostaglandinas de tipo 1, cuyos efectos antiinflamatorios son de sobra conocidos. Esta producción se lleva a cabo en detrimento de la síntesis de otras prostaglandinas, las de tipo 2, que tienen un efecto pro inflamatorio.

Fuentes naturales

El AGL es un ácido graso insaturado de la familia omega 6 (C18: 3). Se obtiene a partir del ácido linoleico. En el caso del gato, el paso del ácido linoleico al AGL es una etapa delicada porque la enzima responsable de dicha transformación tiene una actividad muy reducida. Los únicos aceites que aportan una cantidad interesante de AGL son: el aceite de borraja, el de onagra y el de las semillas de la grosella negra. De estos, el aceite de borraja es el que más contiene (> del 20%).

  • facebook
  • twitter
  • youtube