Los Lípidos

EPA y DHA

También conocido como: Ácido eicosapentaenoico y Ácido docosahexaenoico

Los ácidos grasos omega 3 de cadena muy larga (EPA y DHA) son conocidos, sobre todo, por su efecto antiinflamatorio. El EPA y el DHA están muy presentes en la retina: un aporte complementario durante la gestación y las primeras semanas de vida aumenta la agudeza visual de los animales.

Pero, además, si se enriquece la dieta alimentaria con EPA y DHA aparecen otras ventajas:

  • se protegen las funciones cardíaca y renal (efecto sobre la fluidez de la sangre y acción antihipertensiva);
  • se reduce el riesgo tumoral.

Algunos detalles

A veces, al DHA se le llama ácido cervónico porque el cerebro es el órgano que más cantidad contiene. Los carnívoros salvajes, en concreto los felinos, consumen DHA comiéndose los sesos de sus presas.

Funciones en el organismo

El EPA y el DHA, presentes en la leche materna, son indispensables para el desarrollo cerebral y retiniano de los embriones y fetos. La madurez del sistema nervioso del animal joven será tan importante como lo sea la concentración de DHA en la leche materna.

Fuentes naturales

Los ácidos grasos omega 3 de cadena muy larga se encuentran de forma concentrada en los aceites de pescados grasos de los mares fríos (p. ej., en el salmón, la caballa, el fletán, el arenque, el capelín). El EPA y el DHA están presentes en el fitoplancton y las algas unicelulares. A lo largo de la cadena alimentaria estos se concentran en el tejido adiposo de los peces.

  • facebook
  • twitter
  • youtube