Vitaminas

También conocida como: Filoquinona, Menaquinona-7 (MK-7)

La carencia de vitamina K hace que la coagulación de la sangre no sea posible, lo que provoca hemorragias digestivas, nasales, cutáneas y cerebrales. Al cabo de un tiempo, estas pequeñas hemorragias, a veces invisibles, ocasionan una anemia (insuficiencia de glóbulos rojos, quienes transportan el oxígeno en la sangre). Con un aporte alimentario adecuado se pueden prevenir estos riesgos.

Algunos detalles

En 1929, se demostró la existencia de un factor alimentario antihemorrágico. Dicho factor se aisló en 1936 y se denominó vitamina K. Ese nombre abarca un grupo de diversas sustancias similares. Todas ellas son solubles en grasas y hacen posible la coagulación de la sangre en determinadas condiciones mediante complejos mecanismos bioquímicos. La vitamina K suele administrarse inyectada en caso de intoxicación con productos anticoagulantes (por ejemplo, ingestión accidental de raticidas).

Funciones en el organismo

La vitamina K es "cofactor" de numerosas enzimas, es decir, que estas no pueden estar activas sin su presencia. Así, es un elemento indispensable para determinados factores de la coagulación sanguínea. También tiene un papel destacado en el metabolismo de las proteínas que permiten fijar el calcio en el hueso.

Fuentes naturales

Las principales fuentes alimentarias de vitamina K son la carne y las verduras, sobre todo la col, el perejil, las espinacas. En los animales, el hígado es el principal órgano que almacena vitamina K.

  • facebook
  • twitter
  • youtube